EVERY TWO WEEKS
   Please leave this field empty
Institute for Policy Studies
RSS Feeds
IPS Blog » Post

Letelier-Moffit International Award: Belen, Posada del Migrante

October 14, 2011 ·

Remarks by Father Pedro Panoja Arriola on behalf of Belen, Posada del Migrante at the National Press Club on October 12, 2011.

La dolorosa migración forzada Centroamericana: “Mis puertas abrí al caminante y la noche no pasaba afuera.”

Desde hace ocho años atraviesa el territorio mexicano de frontera a frontera una enorme caravana hambrienta, despojada, perseguida, violada en todos sus derechos… Son mujeres y hombres “los sin poder” “nómadas sin derechos”… son los caminantes “de las ciudadanías negadas”… Y cuando han sido secuestradas desaparecen… Pero, cuando sucede todo esto parece que fueran invisibles…Nadie jura haber sido testigo de todo esto… Porque hay otros grupos que son mas invisibles que ellos… Son guardias del tren, policías federales, agentes de migración, guardias de seguridad, policías municipales, que se vuelven tan invisibles para cometer sus crímenes y delitos contra esta población migrante, y el estado mexicano jura que nunca los ha visto…

Y como defensores y defensoras juramos que no son fantasmas invisibles, que nosotros hemos visto la sangre, la rabia, y la tristeza de las mujeres violadas y abusadas sexualmente… Hemos recogido los restos humanos despedazados y nuestros manos se han manchado de sangre como el territorio mexicano desde la frontera de Guatemala, hasta la frontera del Río Bravo… El Libro de los Jueces en el capitulo 19, narra el crimen de Guibea: “aquel levita caminante de Belén que fue a rescatar su concubina y que durante la noche cuando se hospeda en Guibea, los habitantes criminales de este pueblo atacan la casa y toda la noche abusan de la concubina hasta dejarla muerta. El levita recogió a su concubina, cargó su cuerpo muerto y cuando llegó a su pueblo de Belén, tomo un cuchillo y despedazo el cuerpo de su concubina en doce pedazos y envió cada pedazo a los doce tribus de Israel, con este mensaje: “¿Han visto ustedes algo semejante a esto? Piensen en esto, deliberen y tomen una decisión”…

Lo mismo ha pasado con estos migrantes centroamericanos en territorio mexicano: así lo narra un testigo viviente… el Hondureño xxx:

“Los criminales, los Zetas, nos secuestraron como a siete… Nos golpearon en el campamento…Nos desnudaron y sin ropa nos golpearon con tablas dejándonos la espalda y nuestros glúteos totalmente de color morado, porque no entregábamos el numero telefónico para que nuestros familiares pagaran el rescate… Entonces nos llevaron a un pozo de cemento, cerca de Coatzacoalco.. El pozo estaba lleno de cocodrilos… Agarraron a uno de mis compañeros y dos de los criminales lo despedazaron con un machete y arrojaron los pedazos de su cuerpo a los cocodrilos…”

Y todo esto pasa con la complicidad de las fuerzas institucionales de seguridad.

Como defensores y defensoras de derechos humanos estamos indignados, tristes, desesperados, y sentimos con rabia que México es un estado de derecho totalmente vulnerado…un estado de derecho desgarrado…Y los derechos humanos totalmente pisoteados, una burla de los derechos humanos… Parece que se repite en nosotros la leyenda de la tela de Penélope, que de noche era tejida y de día aparecía rota. Así nosotros, de noche tejemos esa tela de los derechos humanos y de día las despedazan el crimen organizado, delincuentes comunes, policías y ministros públicos corruptos.

Pero nuestra lucha continua y nuestro trabajo continua ha abandonado a estos “caminantes de esperanzas”, jueces de este sistema neoliberal injusto y hemos aprendido una nueva perspectiva en la lucha de los derechos humanos: el grito de los derechos humanos y su practica social, no se da desde una aula de académicos o con un taller de especialistas que desde una cátedra imparten un curso de derechos humanos…Ahora no…

El grito y la lucha de los derechos humanos se da “con” y “desde” los victimas, cuando con ellas enfrentamos los mismos riesgos, los mismos terrores, cuando nosotros somos también un blanco perfecto para estos criminales.

Y cuando todavía no descansamos en los procesos educativos y terapéuticos de esta población perseguida y luchamos para que pasen de la victimización a la subjetividad social, para que dejando de ser victimas, se conviertan en nuestros sujetos sociales, históricos, los nuevos sujetos emergentes, protagonistas de su misma lucha e historia.

Y a ustedes, de lo mas profundo de nuestro corazón les decimos el mensaje del levita con su concubina despedazada…

“¿Han visto algo semejante a esto? Piensen, deliberen, y tomen una decisión.”

Gracias.